Superman hace… ¿justicia?

Ni las palabras ni las buenas intenciones, ni si quiera que intentara favorecer el acceso a la red sanitaria a todos los ciudadanos independientemente de su origen o poder adquisitivo. Ni que quisiera hacer de este mundo un sitio algo mejor consiguió que el presidente de Estados Unidos recuperara la esperanza de millones de norteamericanos como lo hizo su, parafraseando a Ariel Dorfman, último vuelo como Superman.

Barack Obama cierra estos días un ciclo que comenzó el acontecimiento que, para muchos, fue el inicio del siglo XXI. Un acto de “justicia” a la americana, planeado y, como no podía ser de otro modo, televisado y entregado de manera masiva, como la sociedad de la comunicación extra exige a diario.

El presidente del mundo ha dado caza y muerte al enemigo público número uno y, como afirma su homónimo español, José Luis Rodríguez Zapatero, es que “Bin Laden se lo había buscado”. Por eso, ZP se apresuró a aplaudir a su colega por evitarse años de un juicio dentro y fuera de los tribunales como se hizo en España con los acusados por los atentados del 11-M. ‘Eso es eficacia’, pensará Zapatero.

Gerónimo ha desaparecido y con él, según Obama (y otros menos acertados como Aznar) el peligro terrorista que amenazaba el mundo. Ahora, estamos “más seguros”. Me gustaría no hacerlo pero no puedo evitar mirar con desconfianza el halo que envuelve esas palabras pagadas de sí mismas. Será la sombra de Wikileaks o que tengo una mínima cultura para saber que no es costumbre de los musulmanes lanzar a sus muertos al mar (lo es enterrarlos en las primeras 24 horas o no permitir la autopsia, pero lo de lanzarlos al agua…). El caso es que, señor Grissom, si no hay cuerpo, no hay delito.

Por otro lado, tras la comprensible borrachera nacionalista del pueblo americano, que salió a celebrar exacerbado la victoria contra el ‘eje del mal’ como si de la final de la ‘Super Bowl’ se tratara, cabe preguntarse cómo se llena el vacío que Bin Laden ha dejado. Es decir, las miles de familias que perdieron a sus seres queridos en las torres gemelas, en los aviones estrellados en estas, en el Pentágono, en Bali, en Madrid, Casablanca… ¿en quién focalizan ahora su ira, enfado, rabia, pena…? Supongo que todos estos sentimientos desaparecen tras la resaca de la venganza.


Foto: ‘Barack Obama como Superman’ (AFP)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s